Briquetas de paja para biogás

Briquetas de paja para biogás

La producción de biogás está aumentando en Europa al igual que la demanda de materia prima. En algunos países, cosechas como la del ensilaje de maíz, por ejemplo, se han usado como materia prima, pero hay mucha presión política para usar materias primas de segunda generación.

Una de las mayores fuentes de materia prima para biogás es la producción de paja de trigo. Sin embargo, la paja no tratada no puede usarse con estos fines por su baja densidad y su estructura de poros cerrados. Una vez la paja hecha briqueta, se puede usar y fermentar eficazmente en el reactor de biogás. El proceso de briquetaje crea una pequeña explosión de vapor que abre la estructura de las células, permitiendo el acceso de las bacterias que incrementan la producción de biogás.

Algunas de las numerosas ventajas de esta técnica son:

  • La tecnología de segunda generación que provee mejores beneficios que el uso de ensilaje de maíz
  • No se crea flote en el tanque, ni siquiera en materias secas. Permite un proceso de producción de biogás estable.
  • Producción de 250 Nm³ de metano por tonelada de paja mínimo, en tiempos de residencia de 30 a 40 días en reactores termófilos. Al usar catalizadores especiales se puede incrementar aún más la producción de gas.

Una planta de biogás con un abastecimiento de 100 000 toneladas de estiércol puede incrementar su producción de 2,5 millones a 6,5 millones de m³ de biogás al añadir 10 000 toneladas de briquetas de paja.

C.F. Nielsen ha desarrollado la tecnología en conjunto con su socio BioFuel Technology y la Universidad de Aarhus en Foulum, Dinamarca. El desarrollo ha sido financiado por un subsidio del Ministerio de Energía de Dinamarca y su programa EUDP.

Este nuevo concepto se vende a través de la nueva compañía Kinetic Biofuel A/S. Para obtener más información consulte el sitio www.kineticbiofuel.com

Español